IAMX en Guadalajara – Reseña por Oscar de la Higuera

Sería un error pensar que vivimos en la razón, nadie podemos afirmarlo. Podríamos caer en la ignorancia con tan solo acercarnos a imaginarlo; vivimos obsesiones que nos persiguen, errores no superados, miedos, sexo desinhibido, clavecines llamados de otra época para sonar en sintetizadores, cuerpos forrados en tatuajes, tenemos huecos profundos en el alma desahuciada, la humanidad se aniquila, el viento nos lleva en sudores y entrega de ojos cerrados abandonándonos al futuro incierto de la sensación de ser poseído sin ser deseado, la ocupación interna es la representación del dominio entre fuerzas que pueden confundirse con amor. Para ésta noche llegué sin expectativas, solo ésta idea loca que obsesionaba mi cabeza. IAMX fue fundada en 2004 por Chris Anthony Corner quien haciendo referencia al disco debut “Becoming X” de su primera banda Sneaker Pimps; tomó la X como la indescifrable incógnita matemática de una ecuación compleja para auto nombrarse como IAMX ó {X}.

La presentación inicia en medio de una emotiva recepción por parte de los admiradores y “Alive in New Light” realización del álbum del mismo nombre liberado recientemente en febrero del año en curso: “quizá una de las canciones más alegres que jamás haya escrito según las declaraciones del autor“. Entre el humo Corner se esconde iluminando en azul para seguir con “Break the Chain”; glamoroso cántico que nos envuelve en la profunda soledad generada por el ciclo de la adicción y el comportamiento obsesivo, ¿cargarías mi dolor?, realmente no sabemos qué tan capaces somos de cargar nuestro dolor, nos hundimos en el peso de “I Come With Knives” que contiene estrofas en alemán; el rockstar originario de Inglaterra pasó parte de su vida en Berlin, el track proviene de “The Unified Field” (2012) mientras en la escena vemos con fascinación a un hechicero de sombrero negro balanceándose desinhibido ante su sintetizador. “Happiness”, quizá las drogas sean la única forma de ser libre versa; molesta la felicidad mentirosa de lo que podríamos reconocer en la vida cotidiana como un grupo de Godínez caminando por la calle tras beber un café en alguna avenida de nuestra ciudad; mera hipocresía, la felicidad es mera hipocresía cantaba mientras nos adentrábamos en imágenes de lo que interpreto eran una especie de vampiros y el trance exquisito en el que con el paso de la noche fuimos acosados.
Es el hueco del abandono, cuantas veces nos vamos a hurtadillas tras el deseo “Stalker”; seguirnos a escondidas, cantos de obscenidad, seré tu sombra eterna, disfrutamos el experimentar con cierta dosis de incertidumbre; continuamos asombrados con la capacidad histriónica del frontman y el acompañamiento de la banda para pasar a la bien lograda “Stardust”; las personas solemos creer en sucesos como encuentros amorosos, oportunidades de trabajo y demás que ocurren bajo misteriosos principios de atracción, predestinación o intención: ámame como si fuéramos a morir mañana; entendemos que seremos polvo de estrellas tú serás mi chica secreta.
La racionalidad no nos da para entender por donde las fuerzas mágicas y caóticas nos invaden con explosivos visuales, “Exit”; esa tarde necesitaba sentir tu piel en mi piel, la incomunicación nos llevó a espiarnos, la humanidad se pierde en redes sociales y olvidamos lo básico; el infinito encierro en una habitación donde sin hablar vamos experimentando el electrónico y la energía punk, letras confesionarias, el dark que no llega a goth; siempre necesitaré que me guíes a casa; “North Star”, necesito saciar mi deseo en tu carne para sentir felicidad; un sombrero de plumas, la presencia escénica rompe con cualquier indiferencia existente para alimentar estos temas cargados de suculento sexo “Aphrodisiac”, ¿de dónde vienes cariño?, solo tú me haces sentir completo, tu eres la visión perfecta; las obsesiones de estas letras podrían resultar espantosamente intimidatorias y si te sometes a ellas te llevarán a la soledad intrínseca de “No maker made me”, sabernos hechos de todo lo que no es luz e ir contra la predicación que lo afirme, es una maldita mentira; estos tres temas del disco “Metanoia” resultado de la búsqueda a la cura de la depresión y el insomnio crónico del autor quien con éste propósito se mudo a la ciudad de Los Ángeles en el 2015; donde logró un cambio de rumbo tras caminar el profundo vacío de la aflicción del alma y escupirla “Spit it Out” de “The Alternative”; salimos del baile encantado entre las imágenes del fuego y humanoides mientras los artistas dejan la escena. El clamor del respetable no se hace esperar, entre aplausos, la banda logra arrancarnos una prolongada ovación antes de su regreso.
Tras el aliento del público “Your Joy is My Low”; sadomasoquismo andrógino consistente y una muy obscura influencia electrónica de los 80´s, mordidas excitantes para sentirse vivo; nada que pueda confundirse con amor más si con un beat en extremo penetrante, la seducción continúa con “Mercy” tú eres mi juguete, eres mis memorias derritiéndose en besos y palabras, piedad; líricas de tremendo contenido que cobran vida en más de un recuerdo para enfilar el cierre de ésta estremecedora presentación. Sólo queda el éxtasis vivo en todos los asistentes, acentuado en cada uno de los nuevos admiradores que ha ganado el intérprete en ésta su segunda visita a Guadalajara y en la cual no se presentó la afamada Kate Von D.
Una noche no sencilla de asimilar, música de difícil olvido que debería propagarse y extender nuestro gusto musical. De alguna manera los congregados el día de hoy hemos disfrutado un género quizá poco común en nuestras tierras; más siempre será positivo experimentar con la propuesta y el talento de Corner; del cual me declaro un agradecido nuevo escucha. La expectativa ha sido excedida como en ocasiones la razón supera el amor.
Denle Like a la reseña de nuestro querido
Oascar de la Higuera en facebook
IAMX en Guadalajara – Reseña por Oscar de la Higuera